Pasos para darse de alta como autónomo

¿Cómo darse de alta como autónomo?

Si has decidido iniciar una actividad económica y ser tu propio jefe, antes de comenzar a facturar es indispensable darse de alta como autónomo. Los trámites son sencillos, pero requieren de ciertas formalidades que debes conocer.

Los organismos en los cuales registrarse, los plazos para cada inscripción y la documentación a presentar, son temas fundamentales para el alta como autónomo. Te mostramos cómo y cuándo realizar el alta para que emitas tus facturas sin riesgos de sanciones.

Darse de alta como autónomo en Seguridad Social

La normativa vigente indica que debes darte de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) dentro de los 60 días anteriores al registro en Hacienda. Incluso es posible realizar el trámite en ambos lugares el mismo día, para evitar traslados y pérdidas de tiempo. La cotización se inicia a partir de la fecha de inicio de actividad que se indica en esta alta.

El formulario que necesitas es el denominado TA.0521, acompañado de DNI o equivalente que acredite identidad. Los datos que constarán en el alta en Seguridad Social son:

  • Código CNAE de la actividad, que se obtiene según el Impuesto de Actividades económicas que elijas del registro disponible.
  • Base de cotización que se selecciona entre un mínimo y un máximo establecido por la Seguridad Social. A lo largo del presente año 2019, el rango oscila entre 944,35 euros y 4.070,10 euros respectivamente.
  • Mutua de accidente de trabajo que realizará la cobertura en casos de incapacidad temporal por los motivos previstos según la ley.
  • Número de cuenta bancaria, de la cual se realizará el descuento de la cuota mensual.

Si prefieres utilizar la tecnología, puedes obtener tu certificado digital y darte de alta online en tan solo 24 horas. A través de los puntos PAE se realiza el trámite con la presentación del Documento Único Electrónico. Lo más ventajoso es que sirve para presentar de forma conjunta en Seguridad Social y Hacienda.

Alta con bonificaciones

La bonificación más popular para autónomos es la conocida como ‘Tarifa plana’. El beneficio consiste en unos porcentajes sobre las cuotas:

  • La Tarifa plana autónomos 50 euros mensuales, desde 2019 pasa a ser de 60 €/mes. Primeros 12 meses, 50 euros mensuales (de elegir una base de cotización mayor a la mínima 80% de reducción de la cuota). 60 euros (ahorro de 223,30).
  • Del mes 13 al 18, 50% de reducción, 141,65 euros (ahorro de 141,65).
  • Del mes 19 al 21, 30% de reducción, 198,31 euros (ahorro de 85).
  • Del mes 22 al 24, 30 % de bonificación, 198,31 euros (ahorro de 85).
  • Del mes 25 al 36, 30 % de bonificación adicional. Trabajadores por cuenta propia menores de 30 años, o menores de 35 años en el caso de mujeres (siempre y cuando causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos), 198,31.

Entre los emprendedores que pueden darse de alta con esta bonificación están:

  • Personas físicas autónomas.
  • Solo algunos tipos de colectivos.
  • Emprendedores del mundo rural en poblaciones de menos de 5.000 habitantes. Se hace mención a este colectivo, pero no a la Bonificación de 1 año más por estar empadronado en ciudades de menos de 5.000 hab.

Desde el 01/08/2018, en los supuestos que el trabajador por cuenta propia o autónomo resida y desarrolle su actividad en un municipio en cuyo padrón municipal actualizado al inicio de la actividad consten menos de 5.000 habitantes, finalizado el periodo inicial de 12 meses de aplicación de reducciones en las cuotas establecidas, tendrá derecho durante los 12 meses siguientes a estos mismos incentivos (En estos casos no serán de aplicación las reducciones y bonificaciones para los 12 meses posteriores al periodo inicial).

  • Mujeres autónomas tras la baja por maternidad.
  • Otros casos especiales.

Darse de alta como autónomo en Hacienda

En la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria es necesario que presentes el modelo censal 036 o el abreviado (modelo censal 037). Los datos que se comunican en esta inscripción son:

  • Datos fiscales, que incluyen los personales.
  • Datos de la actividad (IAE). El epígrafe de impuestos de Actividades Económicas está regulado por Real Decreto Legislativo1175/1990 y establece que deben abonar solo aquellos que facturan más de un millón de euros anuales. Quienes se encuentren en esta categoría deben anexar además modelo 840/848.
  • Dirección de la actividad o de local en el caso de que existiese.
  • Metros cuadrados del local afectados a la actividad.
  • Fecha de inicio de la actividad.
  • Régimen de IVA.
  • Régimen de IRPF.

Quedan excluidos de la posibilidad de presentar modelo censal 037 quienes tengan consideración especial frente al IVA o figuren en registro de operaciones intracomunitarias. Asimismo, si hay una variación importante en los datos, debes presentar un nuevo documento al censo de empresarios.

Los nuevos empresarios que prevean realizar transacciones comerciales intracomunitarias deben solicitar su registro en el ROI. Además, es necesario que soliciten una capacitación en la realización de facturas, pues son diferentes del resto.

Alta en Ayuntamiento para apertura de locales

Algunos autónomos realizan su actividad desde casa, pero otros muchos necesitan la apertura de un local. En este último caso, deben solicitar un permiso de apertura de local para actividad económica.

Los costes y documentación requeridos varían según diferentes factores:

  • Tipo de actividad (inocua o calificada).
  • Relevancia comercial de la calle donde se encuentra el local.
  • Tamaño del local en metros cuadrados.

Notas finales para darse de alta como autónomo

El inicio de una actividad económica propia genera ansiedad y algunas confusiones sobre lo que hay que hacer. Si sigues estos pasos podrás conseguir el alta en poco tiempo y sin ningún inconveniente. Además, la tecnología ha favorecido de forma especial las formas y plazos para la tramitación del alta para los autónomos.

Lo importante es estar atentos a los formularios para cada caso, guardar los comprobantes de los pasos que se vayan dando y no dejar todo para último momento. Si tienes más dudas puedes realizar tus consultas a través de nuestra web.

Baja laboral de los autónomos

La baja laboral de los autónomos

La baja laboral de los autónomos es el derecho a una prestación por enfermedad común, profesional o accidente laboral o no. Este beneficio por incapacidad temporal (IT) va acompañado de una serie de requisitos para que puedas acogerte a él.

Te ofrecemos a continuación toda la información que necesitas saber para obtener tu prestación por IT: definición, requisitos, condiciones, las formas de cotizar en la Seguridad Social y su relación con el período de cese de actividad.

¿Qué se entiende por baja laboral de los autónomos?

Es la incapacidad temporal de una persona autónoma de desarrollar su actividad debido a una enfermedad o accidente y que requiere atención sanitaria. Es el equivalente al derecho que poseen las personas trabajadoras adscriptas al Régimen de Seguridad Social, pero con algunas características propias por ser autónomo.

Situaciones que generan la incapacidad laboral

Básicamente, son tres las situaciones que sustentan el derecho a esta prestación, cuando no te es posible generar ingresos y necesitas recibir atención sanitaria de la Seguridad Social.

1.    Enfermedad común

Dentro de todas las enfermedades comunes se incluyen las derivadas de un accidente no profesional. El acceso a la prestación es a partir del 4 día de la baja. Es imprescindible en este caso que hayas cotizado un mínimo de 180 días en los últimos 5 años, además de estar al corriente con el pago de las cuotas.

2.    Enfermedad profesional o de trabajo

El Real Decreto 1299/2006 del 10 de noviembre nos indica la lista de enfermedades profesionales en la Seguridad Social. Se trata de enfermedades cuya causa se relaciona de manera directa con la actividad laboral.

¿Qué situaciones se integran en esta prestación? Las derivadas de tu actividad de trabajo, incluyendo los elementos que manipulas, herramientas, maquinaria, etc., todo lo que provoca enfermedades profesionales.

3.    Accidente de trabajo o profesional

Se denomina accidente de trabajo aquel que ocurre como consecuencia directa e inmediata del trabajo que realizas como autónomo. Con la puesta en Marcha de las Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo se incluyen: el desplazamiento al lugar de tu trabajo, los provocados por imprudencia temeraria, es decir, si no pones las precauciones que dicta el sentido común y lo ocurrido por fuerza mayor.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a la incapacidad temporal?

Además de que la imposibilidad de desarrollar tus tareas como autónomos sean provocadas por las situaciones anteriores, para solicitar la baja será necesario:

  • Estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos
  • Contar con el pago al día de las cuotas para el caso de enfermedad común (asimismo posee 30 días más para abonar lo adeudado en su totalidad)
  • Poseer 180 días de cotizaciones en los últimos 5 años para las enfermedades comunes o accidentes no laborales. Para el resto de las situaciones generadoras de IT no se requieren cotizaciones anteriores.

¿Qué trámites debes realizar para acceder a la baja laboral de los autónomos?

Es necesario acudir a la Mutua que cubre tus contingencias comunes o a un centro de Información y Atención de la Seguridad Social con la siguiente documentación:

  • Formulario de solicitud de incapacidad temporal.
  • Declaración de situación de actividad.
  • DNI o NIE y pasaporte.
  • Documentación que justifique los pagos de cuotas de los últimos tres meses.
  • Partes y confirmación de baja.

El plazo para la presentación es de 15 días y se renueva cada 6 meses mientras dure la baja, de lo contrario se realizará la cancelación de la misma.

En los casos de baja de larga duración en los que la Mutua se hace responsable del pago de las cuotas, hay novedades a partir del 1 de enero del 2.019. Una vez cumplimentado los 60 días de baja, se inicia el pago. Los autónomos que han abonado cuotas mientras estaban de baja será exonerados del mismo y pueden solicitar la devolución correspondiente.

¿Cuál es la cuantía de la prestación por incapacidad laboral de autónomos?

Para realizar el cálculo de la cuantía de prestación por IT se toma como base la cotización del mes anterior a la baja y se divide en 30. Sobre esta base reguladora se calcula un porcentaje de acuerdo a la situación:

  • Enfermedad común o accidente no laboral, corresponde el 60% a partir del 4 día hasta el día 20 de la baja y el 75% a partir del día 21
  • Enfermedad profesional o accidente laboral, se aplica el 75% a partir del día siguiente a la baja

¿Qué sucede cuando se presenta el cese de actividad por incapacidad laboral?

El trabajador autónomo podrá continuar cobrando el subsidio por IT cuando se produzca el cese de actividad con fecha posterior. La cuantía será igual que la prestación por cese de actividad hasta que se agote. Es decir, el trabajador autónomo percibirá la prestación por cese de actividad y se le descontará el tiempo permanecido por incapacidad laboral.

Para finalizar

Son muchas las dudas que surgen con respecto a la baja laboral de autónomos, en especial con las últimas modificaciones. Lo cierto es que es un beneficio con el que cuentas y puedes realizar las consultas que desees para tu mejor asesoramiento.

Ser autónomo y trabajar por cuenta ajena

¿Puedo ser autónomo y trabajar por cuenta ajena?

Un concepto que se ha extendido mucho en nuestro país en los últimos años es la pluriactividad. Se trata de la situación en la que se encuentra un trabajador que cotiza como autónomo y como contratado para trabajar por cuenta ajena.

¿Has oído hablar de la pluriactividad y no sabes lo que es ni cómo puede afectarte? A continuación, te explicaremos un poco mejor esta figura, así como sus condiciones y eventuales bonificaciones.

La pluriactividad

Como hemos visto, la pluriactividad consiste en la cotización a la misma vez en dos regímenes distintos: por un lado, en el Régimen General como empleado, y por otro, en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Aunque te pueda parecer complejo, se trata de una situación perfectamente legal y muy frecuente.

Es importante no confundir el término pluriactividad con pluriempleo. Pluriempleo vendría a significar que trabajas en dos o más actividades dentro del mismo régimen de la Seguridad Social; por su parte, hay pluriactividad cuando son regímenes diferentes, no solo trabajos diferentes.

Como ves, la pluriactividad en principio es perfectamente posible en la normativa española. Hay que tener en cuenta algunos aspectos:

  • Es imprescindible darte de alta correctamente como autónomo.
  • También debes contemplar lo dispuesto por el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores, en referencia a los casos de competencia desleal para las actividades desarrolladas en el mismo sector empresarial sin consentimiento del empleador.
  • De igual manera, es importante que no hayas firmado en el contrato de trabajo ninguna cláusula de exclusividad.

En la actualidad, se trata de una situación con cada vez más acogida y que se da prácticamente en todas las actividades. En España hay frecuentes situaciones de pluriactividad en la sanidad, educación o seguridad, entre otras cosas porque se combina la actividad pública con la privada o por cuenta ajena. Sobre todo, en el sector de la educación, hay muchos casos de profesores que también trabajan en una empresa privada o pública.

Bonificaciones de la pluriactividad

La ley 4/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, prevé la regulación a esta cuestión incorporando diversas bonificaciones para los autónomos en situación de pluriactividad. Esta es una de las medidas normativas con las que se pretende el incentivo al empleo y al emprendimiento.

En principio, son dos los requisitos previos para acceder a esta bonificación: en primer lugar, darse de alta como autónomo por primera vez en el RETA, Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, y en segundo lugar iniciar la situación de pluriactividad en ese mismo ejercicio.

Tras estos dos requisitos previos, se accede a la bonificación, que normalmente se trata de una reducción monetaria de las bases de cotización.

¿En qué consiste la bonificación?

Esta bonificación para autónomos que estén en situación de pluriactividad, se divide en dos tramos diferentes:

  • Para los primeros 18 meses: se prevé la reducción de hasta el 50% de la base mínima de cotización.
  • Para los siguientes 18 meses: se prevé la reducción de hasta el 75% de la base mínima de cotización.

Sin embargo, estas reducciones no son compatibles con cualquier otra bonificación o reducción prevista para los trabajadores autónomos. Por ejemplo, es incompatible con la tarifa plana para autónomos de 60 euros.

Es importante tener esto último en cuenta, ya que no se obtienen las mismas ventajas ni beneficios entre las diversas bonificaciones a las que puedes acogerte como autónomo. De esta forma y con esta incompatibilidad, lo mejor es que cuentes con la mayor información posible y reflexiones sobre qué opción es la que más te interesa.

El caso especial de la jubilación

Otra de las cuestiones que generan más dudas es la que concierne a la jubilación. Según la ley española, es posible cobrar la prestación de jubilación por trabajar por cuenta ajena y por autónomo de manera compatible.

Podrás disfrutar de una prestación por jubilación, siempre y cuando hayas cumplido al menos 15 años de cotización para cada régimen.

¿Realmente te interesa esta compatibilidad?

En la práctica, la pluriactividad ofrece a los trabajadores muchas posibilidades de expansión y crecimiento económico. Como es lógico pensar, también supone un gran esfuerzo y dedicación.

La compatibilidad de actividades, bien sea por trabajar como autónomo o por trabajar por cuenta ajena, no siempre es fácil; por ello es necesario reflexionar adecuadamente sobre las ventajas e inconvenientes que puede ofrecer seguir un régimen de pluriactividad.

La información y un buen asesoramiento, sobre todo en los temas fiscales, es lo más recomendable antes de empezar cualquier idea de negocio o de actividad secundaria.

El paro de autónomos

El paro de autónomos

Entre el año 2018 y el 2019, se están produciendo algunas novedades importantes en materia de derechos para autónomos. Una de ellas es la referida al paro y a las bases mínimas de cotización. Si eres trabajador autónomo y tienes dudas sobre si tendrías derecho a paro de autónomos, en caso de fin de tu actividad, te sugerimos que sigas leyendo.

¿Cómo es la Seguridad Social para Autónomos?

Por concepto, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos engloba a todas las personas que realicen un trabajo habitualmente, de forma personal y directa, para obtener una remuneración. Y ello sin existir un contrato laboral que le vincule con nadie.

En la práctica, si eres autónomo debes ser tú mismo quien se de alta en la Seguridad Social, o bien lo pueden hacer mediante un gestor o asesor. Además, debes saber que mientras un trabajador por cuenta ajena cotiza en el Régimen General de la Seguridad Social, los autónomos lo hacen en su propio régimen, que es conocido como el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).

¿Qué requisitos necesitas para cobrar el paro de autónomos?

La Ley 32/2010 regulaba los requisitos de los autónomos para poder cobrar el paro:

  • Junto a la documentación, tienes que presentar el modelo 036 o el 037.
  • Tendrás que estar afiliado y dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que hemos mencionado antes, el RETA.
  • También debes haber cumplido el periodo mínimo de cotización por cese de actividad. Este plazo de tiempo es de 48 meses inmediatamente anteriores al cese, y la actividad se debe haber ejercido de forma continuada durante al menos 12 meses anteriores al cese.
  • No se debe haber cumplido la edad legal que da derecho a la jubilación.
  • La situación legal del autónomo debe ser la de cese de actividad.
  • Estar al corriente del pago de las cuotas de la Seguridad Social. En el caso de que no cumplas este requisito, pero sí hayas pagado las cuotas del período mínimo que dan derecho a la cotización, se ten concederán 30 días para pagar el resto.

La cuantía de la prestación

La cuantía de paro o desempleo que vas a cobrar, dependerá de la base reguladora, de la media de las bases que hayas cotizado durante el último año. Sobre esa cantidad media, debes aplicar el 70%, y así sabrás el dinero que te corresponde por desempleo. Esta cantidad puede verse mejorada y aumentada en el caso de haber hijos al cargo del autónomo.

Novedades importantes a partir de 2019

Incremento de la base mínima de cotización

La subida en la base mínima de cotización sube de los 932,7€ a los 944,35€ mensuales. De esta forma, como autónomo tendrás que pagar 5,36 € más al mes. Si hasta el año 2018, el tipo mínimo de cotización era el 29,80%, incluyendo solo contingencias comunes, a partir de este año será del 30%, incluyendo también las contingencias profesionales, cese de actividad y formación profesional.

La mala noticia es que la cuota a pagar seguirá subiendo todavía un poco más en los próximos años, hasta alcanzar el tipo del 31% en 2022.

Duplicidad del período de las ayudas

Mediante las novedades legales que se han implantado en enero de 2019, se duplica el período de prestación de desempleo, y se incrementa de 12 a 24 meses. De esta forma, vas a cobrar un mínimo de cuatro meses de prestación si has cotizado entre 12 y 17 meses, y un máximo de 24 meses si tu cotización es de 48 meses o más, inmediatos al cese de la actividad.

¿A partir de qué día cobrarás las prestaciones?

Como autónomo vas a poder cobrar la prestación por desempleo, o bien por accidente laboral y enfermedad profesional, desde el primer día de tu baja. No tendrás que pagar la cuota de la Seguridad Social, si estás de baja, a partir del segundo mes.

Formación profesional

Se mejora a partir de este año la posibilidad para los autónomos de recibir formación continua y reciclaje profesional.

Devoluciones en caso de pluriactividad

Si además de ser autónomo trabajas por cuenta ajena, no tienes que reclamar la devolución del exceso de cotizaciones que hayas abonado a la Seguridad Social; la devolución la realizará la administración de oficio.

Incremento de la tarifa plana

La cantidad mínima de pago mensual para hacer a la Seguridad Social, por parte del autónomo, se eleva de 50 a 60 euros.

Incremento del Salario Mínimo Interprofesional

Para este año 2019, queda fijado el salario mínimo interprofesional en 900€ para el caso de 14 pagas, o 1.050€ para 12 pagas.

Consecuencias de estas mejoras

En teoría, se estarían mejorando los derechos de los autónomos, intentando equipararlos con el resto de los trabajadores por cuenta ajena. Sobre todo, en cuanto al derecho al paro y a la baja por enfermedad.

¿Qué datos hay en la práctica? Desde colectivos interesados, como es la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, se recuerda que, en los tres primeros meses de este año 2019, hasta un 40% de las solicitudes presentadas por autónomos para cobrar el paro fueron rechazadas. Por sectores, son el comercio, hostelería y actividades del sector marítima las que más han solicitado el cese de actividad.

Para una gestión más rápida de los derechos de los autónomos, se sugiere como solución la contratación de los servicios profesionales a través de plataformas.

Si estás buscando un buen asesoramiento sobre el paro de autónomos, te invitamos a visitar nuestra página. Somos TeGestionamos, tu asesoría de confianza. Nuestra experiencia y la vocación del servicio personalizado al cliente nos avalan.

Accidente de trabajo en autónomos

Accidente de trabajo en autónomos

Los accidentes o siniestros en el ámbito laboral siempre pueden ocurrir, siendo el mundo de los trabajadores por cuenta propia o autónomos uno de los sectores implicados. Tras la reforma del Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, que contiene nuevas medidas en materia laboral, existen novedades respecto a los autónomos. A continuación, veremos qué ha cambiado y qué debemos entender por un accidente de trabajo para los autónomos.

Accidente laboral en un trabajador autónomo

Con la nueva redacción del reglamento, y según lo dispuesto en su contenido:

Se entenderá por accidente de trabajo del trabajador autónomo al ocurrido como consecuencia directa e inmediata del trabajo que realiza por su propia cuenta y que determina su inclusión en el campo de aplicación de este régimen especial”.

Dentro de esta noción, también estarán incluidos los accidentes que ocurran en el trayecto de ida o vuelta del lugar de trabajo; se entenderá por lugar de la prestación aquel establecimiento dónde el trabajador ejerza de manera habitual su actividad y esté declarado como tal, siempre que no coincida con el domicilio.

Por otro lado, no se entienden por accidente laboral los casos producidos por causas de fuerza mayor ajenas al trabajo, aunque habría que atender a las circunstancias propias de cada caso.

De igual manera, tampoco entran como accidente laboral aquellos casos que fueran producidos como consecuencia de una imprudencia temeraria o dolo del trabajador. Es decir, cuando el empleado no ha puesto los medios que se entienden como de sentido común, para evitar el riesgo. 

Cobertura del accidente

Una de las novedades más importantes del Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre, es la obligatoriedad de cotizar con una mutua de accidentes de trabajo. Se aplica a algunos autónomos que aún cubran sus prestaciones con el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Las mutuas, debidamente autorizadas, son entidades con personalidad jurídica propia y sin ánimo de lucro. Estas organizaciones colaboran con la Seguridad Social en la gestión de contingencias profesionales, accidentes de trabajo y enfermedades.

Las malas condiciones en el mundo laboral del autónomo, las jornadas tan largas de trabajo, la alta competencia con negocios similares, así como la suma de diversos factores psicológicos, son algunas de las causas entre los que han sufrido algún accidente en horario de trabajo.

La Asociación de Mutuas de Accidente de Trabajo (AMAT), ofrece los datos de las principales enfermedades sufridas por los trabajadores por cuenta propia: dolores o alteraciones en la espalda, esguinces de tobillo, heridas en las manos, tendinitis, o problemas cervicales son los casos más comunes de contingencias profesionales.

¿Cómo es el procedimiento?

Tras sufrir un accidente que impida desarrollar la actividad profesional o necesite atención médica, el primer paso a seguir es acudir a la mutua correspondiente; puedes consultar esto en el apartado 4.2 del Modelo TA 0521 dentro del alta en el Régimen Especial de Autónomos, o consultar a tu asesor.

Si procediera la baja del trabajador, este tendrá que dar parte y notificar el accidente a través del sistema Delt@ (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados), incluyendo diversa documentación, solicitud de pago por la incapacidad, identificación personal, parte de baja confirmatorio o la situación que pasará a tener el establecimiento (si será cerrado o llevado por un tercero).

Siguiendo con el proceso, el autónomo tiene derecho a cobrar la prestación por baja desde el primer día; recibirá una prestación por 365 días con una posibilidad de prorrogarse otros 180 días más.

¿Qué cantidad cobraremos?

La cantidad correspondiente será el 75% de la base reguladora; se empezará a contar desde el día después de informar sobre la baja de accidente laboral o baja por enfermedad. Esta bonificación será abonada de manera directa por el Instituto Nacional de la Seguridad Social o de la Mutua.

Una vez que haya pasado el plazo máximo, se procederá a una nueva evaluación del estado de salud del trabajador; si este no pudiera ser dado de alta se pasará a una incapacidad permanente.

Como ves, tras la reforma, la cotización de autónomos exige un pago mayor de cuota; esto se traduce en una mayor cobertura y derechos en la protección frente a accidentes y enfermedades.

Lo más recomendable es asegurarte de estar bien informado en todo lo relativo a la cobertura ofrecida por parte de la Mutua. También debes conocer los plazos, fechas y documentación requerida para gestionar el proceso de darte de baja.

Pago único para autónomos

El pago único para autónomos

El pago único para autónomos es una medida a la que puede tener acceso cualquier persona que se encuentre en situación de paro y tenga como objetivo emprender un negocio por cuenta propia o autónoma. A continuación, analizaremos su contenido y los requisitos necesarios para que lo puedas solicitar.

¿Qué es el pago único y cómo podemos acceder a él los autónomos?

Se trata de una medida por la cual se puede percibir en un abono único el total del importe pendiente por prestación de desempleo; de esta manera, se pretende fomentar la creación de nuevo empleo autónomo.

Se facilita al desempleado la posibilidad de crear un negocio por su cuenta. También se contempla la posibilidad de que dicho desempleado pueda entrar como socio en una sociedad laboral, cooperativa o sociedad limitada.

Este pago único puede ser solicitado por toda aquella persona beneficiaria de una prestación contributiva por desempleo, con el cumplimiento de ciertos requisitos.

  • En primer lugar, el desempleado no debe estar dado de alta en la seguridad social.
  • En segundo lugar, será preciso acreditar el alta como autónomo estable o como socio incorporado a alguna de las sociedades previamente mencionadas; iniciando además cualquiera de estas actividades en el periodo de un mes.
  • Por último, es requisito indispensable no haber solicitado el pago único en los últimos cuatro años. Tampoco hay que tener un procedimiento pendiente de resolución, relacionado con la impugnación del despido causante del cese de la relación laboral.

Por otro lado, existen diversas modalidades para cobrar toda la cantidad de desempleo de una vez (pago único), a las que puedes optar:

Un pago único del 100% para aquellas personas que justifiquen ese pago con la inversión que van a realizar; ya sea para emprender un negocio propio, para la aportación necesaria a la sociedad o para adquirir participaciones o acciones.

– Si no se va a solicitar la totalidad del importe como pago único, puede solicitarse el importe de prestación por desempleo en pagos mensuales.

Solicitud y documentación necesaria

La autoridad competente en esta materia es la Oficina de Empleo o la Dirección Provincial de la Entidad Gestora correspondiente. La solicitud puede tramitarse a la vez que la prestación de desempleo o bien en cualquier otro momento, pero siempre anterior al inicio de la actividad.

En cualquier caso, existe una documentación obligatoria necesaria para poner en marcha la solicitud: el modelo oficial de la solicitud correctamente cumplimentado, identificación personal mediante DNI o pasaporte y una memoria explicativa del proyecto en cuestión.

La memoria explicativa y siguientes pasos

La memoria explicativa consiste en aportar una información detallada acerca del proyecto que vas a emprender: la actividad que va a ser realizada, el número de trabajadores previstos, la cuenta de las inversiones necesarias o futuras, así como las previsiones que hagas sobre ganancias o pérdidas.

Los importes y cantidades empleadas en la memoria explicativa deberán hacerse sin tener en cuenta el IVA, ya que éste no es objeto de subvención. Por otro lado, debes saber que el total de las cantidades percibidas por pago único se encuentran exentas a efectos del IRPF.

Tras la solicitud y concesión, en su caso, surgen varias obligaciones que tendrás como beneficiario. Entre ellas, iniciar la actividad descrita en el periodo de un mes y presentar ante la oficina competente la documentación necesaria que acredite el inicio de esa actividad.

Por último, hay que destinar la cantidad percibida a lo que habías presentado en tu memoria explicativa, ya sea en la aportación al capital social o en las inversiones que has descrito en la memoria.

En caso de no cumplirse esta última obligación, puede considerarse un cobro indebido, procediéndose al reintegro de la prestación.

Conclusión

En definitiva, el pago único es una alternativa con cada vez solicitada en España. Puede suponer un buen impulso a aquellas personas que, teniendo los requisitos necesarios, estén pensando en emprender un negocio de manera autónoma. Ya sea mediante trabajos desde casa, negocio local o, como hemos comentado, entrando en alguna sociedad.

En cualquier caso, siempre es necesario estudiar muy bien las opciones y viabilidad del negocio que vas a emprender.  La falta de planificación adecuada y las prisas en el emprendimiento autónomo pueden tener como consecuencia un mal futuro económico de la empresa.

No se trata en ningún caso de una figura obligatoria, pese a que está al alcance de la gran mayoría. Por ello, asesorarse correctamente por expertos es siempre lo más recomendable antes de tomar una decisión, en este tipo de cuestiones que impliquen un riesgo financiero.

Qué impuestos paga un autónomo

¿Qué impuestos paga un autónomo?

Si eres autónomo o tienes la intención de serlo, es importante que atiendas a las obligaciones por tus impuestos. Una de las preguntas que puedes hacerte es: ¿qué impuestos paga un autónomo? La categoría de autónomo significa que eres trabajador, jefe, gestor de tu negocio, todo al mismo tiempo.

Todos tenemos que hacer frente a nuestros impuestos, por lo que es bueno tener información clara y concreta.  ¿Qué tienes que pagar?, ¿cuándo?, ¿qué modelos presenta trimestralmente y anualmente un autónomo?  A continuación, te guiamos en este camino para que las declaraciones y el pago de impuestos no se vuelva un problema.

Impuestos generales para autónomos

Lo primero que tienes que saber es que un autónomo paga dos impuestos básicos:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Grava las ganancias del negocio.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Es un impuesto que grava el consumo y lo paga el consumidor final. Pero el comercio (en este caso tu negocio) es intermediario. El consumidor o tus clientes te pagan el IVA cuando compran un producto o contrata un servicio, y luego tú entregas el importe a Hacienda.

¿Cuándo debe presentar los modelos un autónomo?

Algunas declaraciones para estos impuestos se presentan trimestralmente y otras una vez al año.

Modelos de Impuestos Trimestrales

Plazos de presentación: 20 de los meses de abril, julio y octubre, y 30 de enero.  Es igual para todos los modelos trimestrales.

  • Modelo 303- Corresponde a la declaración trimestral del IVA. Lo presentan los autónomos dedicados a una actividad sujeta a IVA. En este modelo se declara el IVA de tus ventas, el que has cobrado, y el IVA de tus compras, el que tú has pagado y que es deducible. ¿Qué puedes deducir? Gastos del negocio para el desarrollo de la actividad, que puedas fundamentar con facturas legales. De la diferencia entre lo que has cobrado y lo deducible que has pagado, resultará el pago que deberás realizar.
  • Modelo 303 en Rég. Simplificado- Comúnmente conocido como Módulos.  Tu cuota a pagar no proviene de la diferencia entre tus gastos y ventas, sino de unas unidades, conocidas como módulos, que darán lugar a tu cuota final a pagar en Hacienda .Este régimen simplificado es un régimen fiscal especial destinado a pequeños contribuyentes que tributan por módulos.
  • Modelo 130 o 131Corresponde al IRPF. El 130 lo presenta el autónomo que tributa por estimación directa. El modelo 131 le corresponde al que tributa por módulos.

La estimación directa es la que Hacienda calcula en base a la renta realmente percibida.

La estimación Objetiva se realiza en función de estimaciones que el Estado realiza del rendimiento de una empresa.  Este último es el caso de actividades pequeñas, requiriendo menos cargas formales para con la Administración.

  • Modelo 111 – Presenta este modelo el autónomo que realiza retenciones de IRPF en trabajadores, profesionales u otros empresarios. Un caso frecuente es cuando contratas un autónomo para una tarea o servicio en el negocio.

Al pagar su factura, realizarás la retención de IRPF, que luego pagarás a Hacienda. El proveedor cobrará un porcentaje menos de su factura. Esa diferencia es la retención de IRPF que tú estás realizando para entregarla luego al Estado.

  • Modelo 115- Solo para empresas que realizan retenciones de IRPF en rentas pagadas por alquileres. Si alquilas un inmueble para tu negocio, por ejemplo, en el modelo 115 declararás las retenciones que practicas en el pago del alquiler. Depende del tipo de arrendamiento y el arendatario que te alquile, en diferentes situaciones podrá ocurrir que tu contrato de alquiler carezca de esta retención, aunque las veces que esto ocurra serán las menos.

 

impuestos paga un autónomo

Modelos anuales

Como su nombre lo indica, estas declaraciones se presentan una vez al año. 

  • Modelo 390 – Es un resumen anual de las declaraciones trimestrales del IVA presentadas en el modelo 303. Se presenta en enero.
  • Modelo 180- Lo presentan los autónomos que realizan retenciones en alquileres, declaradas trimestralmente en el modelo 115.  Se presenta en enero.
  • Modelo 190– Corresponde a los autónomos que han presentado trimestralmente el modelo 111. Son los que realizan retenciones a empleados, profesionales u otras empresas. Se presenta en enero.
  • Modelo 347- Es un modelo en el que se declaran operaciones con terceras personas superiores a 3000 €. Plazo de presentación: del 1 al 28 de febrero de 2019
  • Modelo 100Es la declaración anual del IRPF. En este modelo se declaran no solo los ingresos y gastos como autónomo, sino también los que obtuviste como persona física.

El modelo 100 incluye: ganancias si además trabajas para una empresa, gastos de hipoteca, deducciones por hijos, por alquiler, por matrimonio, entre otros. La declaración tiene en cuenta tu situación empresarial y personal. El plazo de presentación se extiende desde el 2 de mayo hasta el 30 de junio.

  • Modelo 202- Solo lo presentan los autónomos con sociedades, siendo sus pagos a cuenta del beneficio de la SL, durante los meses de abril, octubre y diciembre.
  • Modelo 200: Es la declaración anual de la SL, algo así como la Renta pero de tu Sociedad.

¿Y si no has facturado nada?

Puede ocurrir que no hayas facturado nada porque acabas de comenzar el negocio o por algún otro motivo. Esto no te exime de presentar las declaraciones que te corresponden. Es decir, debes presentarlos. Una vez que te has dado el alta como autónomo, Hacienda tiene que recibir información.

Todos los modelos se presentan online, hecho que facilita los trámites. Si contactas con nosotros, en TeGestionamos podemos ofrecerte el asesoramiento necesario con tus impuestos.