Imprescindible hoy: Planes de Pensiones de Empresa

Un plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo cuya finalidad fundamental es la disposición de un capital para complementar la jubilación. El partícipe realizará aportaciones periódicas o puntuales que serán invertidas por los gestores del plan. En el momento de la jubilación, el titular podrá rescatar el dinero depositado a lo largo de los años junto a la rentabilidad que haya generado.

Una alternativa a estos planes individuales son los planes de pensiones de empresa o empleo (PPE), en los que las empresas contribuyen al plan de pensiones de sus empleados.

A continuación, desarrollamos en profundidad el concepto.

¿Quieres saber más?: ¿Qué es el Producto Interior Bruto (PIB)?

¿Qué son los planes de pensiones de empresa?

Como comentábamos, los planes de pensiones de empresa son un producto de previsión cuya finalidad principal es complementar las prestaciones de la jubilación. A diferencia de los planes individuales, los PPE son promovidos por las empresas para sus trabajadores. Estos productos son propios de cada empresa, que serán las promotoras de los planes. Para poder participar será necesario tener una relación laboral con la empresa.

Su funcionamiento está supervisado por una Comisión de Control, en la que participan representantes de la empresa y de los trabajadores.

No obstante, las empresas no tienen obligación de ofrecer este tipo de productos a sus empleados. En España tan solo cuentan con un PPE menos del 15% de la población. A día de hoy, los planes de pensiones de empleo es una medida aplicada fundamentalmente en grandes compañías.

Aportaciones y rescate en los PPE

En el caso de un PPE las aportaciones son obligatorias y pueden tener carácter mixto o ir a cargo de la empresa únicamente. En el primer caso ambos, empresa y trabajador, realizan aportaciones al plan. Estas no tienen por qué ser de la misma cuantía. En la segunda opción es la empresa la que asume las aportaciones en exclusividad. También suele ser habitual que el reglamento del plan articule mecanismos que permitan aportaciones voluntarias de los partícipes.

La forma de rescate es similar a la de los planes de pensiones individuales. La prestación principal es como complemento a la pensión contributiva pública del partícipe, ya sea de forma mensual, en un único pago en el momento de la jubilación o mixto.

Así mismo, están previstas otro tipo de prestaciones alternativas en situaciones de fallecimiento, incapacidad, dependencia, enfermedad grave o paro.

Algunas ventajas de los PPE

Los planes de pensiones de empresa tienen algunas ventajas sobre los individuales. Una de las principales es que tienen menos comisiones.

Por otra parte, la existencia de una Comisión de Control que supervisa su funcionamiento les otorga una mayor garantía y participación en la toma de decisiones a través de la representación de los trabajadores.

Los PPE también cuentan con mecanismos de información permanente y de fácil acceso. Su normativa regula un estricto sistema de información a los partícipes sobre aspectos como el valor de los derechos consolidados, su rentabilidad o cualquier modificación que pueda afectar al plan, entre otros.

Por último, desde 2021 el límite de las aportaciones máximas de los planes de pensiones individuales ha pasado de 8.000 a 2.000€. Sin embargo, el límite de los planes de pensiones de empresa es de 8.000€. Este cambio permite aportar en total hasta 10.000€ por contribuyente, 8.000€ a PPE y 2.000€ a PPI.

Fiscalidad de los PPE

La fiscalidad a aplicar en caso de rescate dependerá de la modalidad elegida.

Renta por jubilación. El importe recibido se considera rendimiento del trabajo y debe ser integrado en su totalidad en la base imponible general del IRPF del perceptor.

Capital por jubilación. En principio tiene la misma consideración que la percepción como renta, si bien, se puede aplicar la reducción del 40% a la parte correspondiente a aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006, siempre que hayan transcurrido más de 2 años entre la primera aportación al plan y la jubilación. Esta reducción solo aplicará a las cantidades rescatadas como capital en un único año.

Incapacidad. Tiene las mismas consideraciones que la percepción como capital

Fallecimiento. En este caso la prestación la reciben los beneficiarios y tiene la consideración de rendimiento del trabajo. No tiene tributación por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *