Fingir una baja laboral

¿Qué pasa si te pillan al fingir una baja laboral?

En contra de todo lo que se pueda pensar al respecto, fingir una baja laboral, es decir, simular un accidente con el objetivo de conseguir cobrar la baja laboral, sigue siendo un fraude muy común. Por supuesto, esta acción es ilegal y su cometimiento conlleva graves consecuencias.

Sin ir más lejos, el pasado 20 de febrero la Sección Segunda de la Audiencia de Alicante ratificaba la condena de 21 meses de prisión, por estafa y falsedad en documento público, a un hombre que había fingido un accidente laboral y cobrado la correspondiente baja. Esta persona simuló la contingencia justo seis días después de haberse dado de alta en la Seguridad Social, el 14 de junio de 2012.

El hombre llegó a percibir 10.800 euros por la supuesta incapacidad temporal, que se prolongó de junio a diciembre del mismo año 2012.

¿Por qué algunas personas corren el riesgo de fingir una baja laboral? ¿Qué se pretende con ello? En todo caso, ¿qué pasa si te pillan? A continuación, lo desarrollamos.

Fingir una baja laboral

Cuando un trabajador cae enfermo o sufre un accidente de forma que debe ser atendido por profesionales médicos para poder sanar, la persona tiene derecho a acceder a la baja laboral. Dicho trabajador también tendría derecho a cobrar una determinada prestación, variable dependiendo de las características del caso y de si fue un accidente laboral o el mismo ocurrió durante su tiempo libre.

La Seguridad Social ofrece a la sociedad el cobro de este tipo de prestaciones con el objetivo de apoyar a las personas trabajadoras que sufren situaciones graves que pueden suponer un importante coste adicional. Con el dinero se pretende a ayudar a las personas a superar esas circunstancias. Ocurre algo similar con la baja laboral por maternidad o paternidad.

En todo caso, esto no es aplicable sólo a los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos también tienen reconocido el derecho a contar con las mismas coberturas y prestaciones por baja laboral o incapacidad temporal. Todo ello regulado a través del Real Decreto 625/2014, de 18 de julio.

Si quieres saber más sobre la baja laboral para autónomos te recomendamos leer: La baja laboral de los autónomos

¿Por qué se engaña fingiendo una enfermedad o un accidente?

Cuando una persona consigue fingir una baja laboral, engañando a la empresa sobre haber sufrido un accidente o estar enfermo, lo suele hacer con la intención de cobrar la prestación y aprovechar el dinero en su propio beneficio. Cantidades que, como mencionábamos, se destinan a ayudar a todas aquellas personas que de verdad se ven en situaciones de necesidad.

Esto es un problema grave. Principalmente porque acceder a una baja laboral es un derecho que los trabajadores consiguieron años atrás tras mucho esfuerzo. También porque es algo de lo que todas las personas pueden beneficiarse de ser necesario.

Intentar aprovecharse de las empresas y la Seguridad Social, abusando y aprovechándose de un derecho como es la baja laboral, no beneficia a nadie.

La lucha contra la ilegalidad

Fingir la baja laboral es un fraude grave que afecta tanto a las empresas como a la Seguridad Social y a las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, así como a la cobertura de los riesgos de responsabilidad civil de las Compañías de Seguros. También a todos los ciudadanos.

Aproximadamente, las bajas laborales fraudulentas nos cuestan a todos cerca de 1.000 millones de euros al año.

La principal medida que se ha tomado frente a todos aquellos que tratan de estafar al sistema es la implantación de planes de control médico de procesos de incapacidad temporal. Es decir, inspecciones con las que se busca destapar ilegalidades.

Del mismo modo, muchas empresas investigan casos sospechosos de baja laboral haciendo uso de sus propios métodos. Habitualmente, se cuenta con el trabajo de detectives privados especializados en detectar bajas fraudulentas.

¿Qué consecuencias tiene para el trabajador ser descubierto?

Tras la correspondiente investigación, si se llegase a demostrar que un trabajador finge una baja laboral o incapacidad temporal, la empresa cuenta con el derecho de denunciarlo. La persona estaría cometiendo una falta muy grave con consecuencias muy negativas.

La empresa puede denunciar el caso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Sin embargo, habitualmente, muchos empresarios toman la decisión de hablar directamente con el empleado y aplicar las medidas que se consideren oportunas con el objetivo de no complicar más de lo necesario el problema.

Por lo general, las sanciones suelen ser una suspensión de empleo y sueldo de 11 a 60 días o el despido procedente y sin indemnización. Es importante tener en cuenta que, en todo caso, siempre será necesario aportar pruebas que demuestren el fraude.

Para encontrar más información sobre los tipos de despido te recomendamos leer: ¿Qué tipos de despidos existen en España?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *